Google+ Followers

Porque para encerrar mi corazón bastaba tu pecho y para tu libertad bastaban mis alas.


 Porque para encerrar mi corazón bastaba tu pecho y para tu libertad bastaban mis alas.


Fuistes amor y dolor. Mucho dolor. Pero también alegría, risas. Fuiste canción de amor, poesía. Fuiste ese toque agridulce y melancólico. Un beso de la mañana y mi sonrisa de la noche. Fuiste mi cielo y mi infierno. Fuiste mi mejor mentira y mi peor verdad. Fuiste mi locura y mi cordura. Fuiste mi perdición y mi salvación. Fuiste mi cárcel y mi libertad porque para encerrar mi corazón bastaba tu pecho y para tu libertad bastaban mis alas.

Los recuerdos siempre me entristecen.


Los recuerdos siempre me entristecen, si son malos por ello y si son buenos porque se fueron. Me pregunto si los recuerdos se van o siempre están con nosotros.

- Te fuistes para no volver.

Álbumes de fotos en ruinas.


Álbumes de fotos en ruinas, 
canciones sin dedicar, 
amaneceres borrachos y un montón 
de ropa tirada por el suelo.
 A eso llaman La vida.


Álbumes de fotos en ruinas,  canciones sin dedicar,  amaneceres borrachos y un montón  de ropa tirada por el suelo.  A eso llaman La vida.



Ojalá coincidamos en otras vidas.

Ojalá coincidamos en otras vidas.

Ojalá coincidamos en otras vidas, ya no tan tercos, ya no tan jóvenes, ya sin orgullo ni pretensiones. El amor es el sentimiento más hermoso que podemos experimentar las mujeres. Ilusionarse da un nuevo giro a nuestra vida. Los días son más claros, las canciones de amor tienen un significado más profundo y los problemas cotidianos desaparecen pero cuando el amor se va y nos deja rotas siempre nos queda una esperanza. Pero tu te fuiste para no volver.