Google+ Followers

Hay amores cobardes que no llegan a historias.


Ella quería un amor a la antigua, con notas dejadas en la puerta del refrigerador, besos en las mañanas, películas de arte y un poco de lecturas de poemas, ella quería hacerle el amor con total entrega. Poco más que eso pedía….pero ese “poco” sería siempre con él.
Él quería un amor de mentiras, de esos que no deberían llamarse amor, sus tiempos ya estaban contados porque antes de empezar él sabía cuándo terminarían, él buscaba sexo sin explosión de sentimientos, un amor a la ligera, sin ataduras, sin ganas de ser y estar.

Hay amores cobardes que no llegan a historias.

Hay amores cobardes que no llegan a historias.